Aún a riesgo de ser excesivamente simplista , en el momento actual la toma de decisión se basa en realizar una aplicación fitosanitaria o no realizarla confiando en el control ejercido por los organismos auxiliares.
Es una decisión tanto el hacerla como el no hacerla. En ambos caso nuestra decisión tendrá unas consecuencias.
Si considero que el nivel de la plaga es excesivo y tomo la decisión de realizar una aplicación tendré que tomar decisiones respecto a:
a.- El momento. Si he tomado la decisión de realizar una aplicación lo normal es que ésta la realice en el menor plaza de tiempo posible. Pero existen algunos casos en los que hay que considerar la distinta susceptibilidad del agente según su estado de desarrollo.
b.- La técnica. En nuestro caso y para no complicar más las cosas, la técnica es la que tengamos disponible (p.e. mochila pulverizadora).
c.- El producto. Es normal que existan varios productos en el mercado para controlar la misma plaga o enfermedad, así mismo es frecuente que el mismo producto pueda controlar varias plagas e incluso algunos productos tiene actividad insecticida y fungicida. La elección del producto estará basada en las características de este y en las del agente a controlar y el cultivo.
Los principales parámetros que manejaremos para elegir el producto a utilizar serán:
• Plazo de seguridad
• Categoría toxicológica
• Cultivos sobre las cuales se ha autorizado su utilización
• Plagas y enfermedades sobre las cuales se recomienda su utilización
• Efecto del plaguicida sobre la fauna auxiliar