La Protección de Cultivos estudia los agentes nocivos a los vegetales, determinando sus causas, los medios para combatirlos y el momento oportuno para las intervenciones.

La Protección de Cultivos se apoya en otras materias como son la Entomología, Patología, Biología, Estadística, etc. Esta materia ha evolucionado mucho en los últimos años y son múltiples las maneras de enfocar el mismo problema por varios autores en distintas situaciones.

En todo caso actualmente la idea que prevalece es la definida bajo con el concepto de lucha integrada. La lucha integrada se define como: la aplicación racional de una combinación de medidas biológicas, biotecnológicas, químicas, de cultivo o de selección de vegetales, de modo que la utilización de productos fitosanitarios químicos se limite al mínimo necesario para mantener la población de la plaga a niveles inferiores de los que producirían pérdidas o daños inaceptables desde un punto de vista económico.

La metodología básica a seguir dentro de la Protección de Cultivos puede venir definida por el siguiente esquema: