Control biológico

El control biológico es la disminución de la densidad de población de un determinado organismo causada por el crecimiento de sus enemigos naturales; es decir, parasitoides y predadores. (No incluye los agentes abióticos de control).

Algunos autores utilizan el término lucha biológica como el conjunto de métodos que tienen por fin destruir lo que es perjudicial para el hombre, los animales domésticos o las plantas cultivadas, por el empleo racional de sus enemigos naturales, con la participación activa del hombre.

Por otra parte el control natural sería la regulación que los agentes bióticos y abióticos de un ecosistema ejercen sobre una determinada población. De este modo, la densidad de una población fluctúa, en un determinado periodo de tiempo, entre unos límites superiores e inferiores.

Existen tres tipos de control biológico :

  • Introducción: Consiste en la importación del enemigo natural del insecto considerado plaga. Esta estrategia se lleva a cabo en aquellos lugares en los que se ha detectado la presencia de un insecto exóticoque produce daños.
  • Incremento: Consiste en aumentar artificialmente la población de enemigos naturales con objeto de producir una mayor tasa de ataque y con ello una disminución de la población del agente productor de daños.
  • Conservación: Como indica su nombre, consiste en preservar los enemigos naturales existentes. Se lleva a cabo a través del manejo del agroecosistema para potenciar la eficacia de los enemigos naturales y de esta forma prevenir el ataque a niveles de daño económico de los agentes perjudiciales a las plantas cultivadas.